Para los que trabajamos con WordPress, wp-cli es una herramienta salvavidas. Por su versatilidad, su potencia, y porque nos permite realizar cómodamente una gran cantidad de operaciones relacionadas con el despliegue y el mantenimiento de las plataformas. Su instalación es rápida y sencilla y su uso está bien documentado. Sin embargo, no son pocos los que desisten de utilizarla porque no logran instalarla, pese a que las instrucciones para su instalación se pueden encontrar con facilidad y los pasos vienen a ser siempre los mismos, los que describimos a continuación.

Se recomienda utilizar un usuario no root. No es requisito imprescindible, pero de no ser así se nos mostrará una advertencia.

1. Descarga del archivo .phar

Mediante

descargamos el archivo wp-cli.phar, que es el archivo PHP empaquetado que nos va a permitir ejecutar los comandos de wp-cli. Ojo, como vamos a ver a continuación, no tenemos que descomprimirlo ni desplegarlo. Es mucho más sencillo.

2. Ver si se ha descargado correctamente

En el mismo directorio en el que hemos realizado la descarga, ejecutamos

Deberíamos obtener un mensaje parecido al siguiente:

En caso de que obtengamos un mensaje del tipo «Not found» o similar, nos estará indicando que el archivo .phar no se ha descargado correctamente y tendremos que buscar otra fuente.

3. Permisos de ejecución

Para deshacernos de ese prefijo «php», asignamos permisos de ejecución al archivo:

Si ejecutamos ahora

obtendremos la misma salida de antes:

4. Mover y renombrar

Finalmente, movemos el archivo a /usr/bin para que se pueda ejecutar desde cualquier sitio y le damos un nombre más manejable: wp. En este paso sí tendremos que tirar de superusuario.

Este paso, que como puede verse no tiene dificultad alguna, es en el que se quedan atascadas tontamente muchas instalaciones. El motivo es el siguiente: aquí, wp no es un directorio, sino el el nuevo nombre que le damos a wp-cli.phar para que sea más cómodo de usar. No son pocos los que creen, erróneamente, que lo que hay que hacer en este paso es mover el archivo .phar al directorio /usr/bin/wp/, un directorio que no existe por defecto y que muchos crean pensando que hacen lo correcto.

Si lo hiciéramos así, al intentar usar wp-cli (por ejemplo, con el comando wp –info), obtendríamos un mensaje de error:

Si por el contrario hemos hecho lo correcto, es decir, mover el archivo .phar a /usr/bin/ y renombrarlo como wp, al volver hacer el test con el nuevo comando

el resultado debería ser el mismo de antes, con independencia ya del directorio desde el que lo ejecutemos.

Comparte!
Share

0 comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: