8 de junio de 2018.
Empiezo escribiendo este artículo con la fecha de hoy porque voy a explicar qué ha ocurrido con los dominios .es que los gestiona la entidad publica Red.es, del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, y cómo podemos evitar en gran medida un desastre como el que han vivido hoy muchas webs y muchos usuarios con un correo con dominio .es. (Información sobre el incidente en este artículo)

¿Qué es lo que ha ocurrido? Sencillamente que la gestión de las zonas de dominios se les ha caído. Por ahora no se sabe mucho más de por qué ha sido, y las webs de red.es y dominios.es que serían las encargadas de informar, aún no muestran nada. Dominios.es a través de su Twitter ha informado escuetamente del problema:

Por otra parte, era de esperar, ya que la gestión de los dominios .es es mucho peor que la de un .info o un .com, por poner ejemplos.

Pero, ¿cómo podríamos evitar estos problemas, o por lo menos, paliarlos? Realmente hay muchas soluciones, por ejemplo, no depender sólo de un dominio .es únicamente. Personalmente suelo recomendar a un cliente cuando compra el dominio .es, que compre el homólogo .com y que redirija el .es al .com. Y que gestione el correo desde el dominio .com. ¿Por qué dar prioridad el .com? Pues porque la gestión de los .com recae sobre una organización más grande y fiable que la de .es. También está la idea de trabajar con varios dominios, y que el principal de todos ellos no sea un .es, sino un .net, .com, .info.

Pero aparte del problema que puede ocasionarnos el que una entidad de gestión de dominios se caiga o de problemas, podemos tener otros tipos de errores y contratiempos, por ejemplo, que nuestro servidor tenga que gestionar mucho contenido (archivos, imágenes) y servirlo internacionalmente. Entonces lo mejor es contar con un servicio CDN que sea el encargado de servir nuestros contenidos, descargando a los servidores web de ese trabajo.

Otro problema que podemos tener es un ataque de denegación de servicio por DNS. Si tenemos un problema como este, aparte de tener los servidores preparados para ello, y realizar las medidas consecuentes para paliarlo, nos vendría bien tener la web gestionado por distintos DNS, ya que el denegación de servicio se hace contra uno o varios servidores normalmente de la misma raíz de NS, por lo que si tenemos DNS en distintos países o distintos hostings, el ataque se verá disminuido.

Y estas son algunas de las reglas que solemos recomendar a los clientes para tener garantizado más del 90% de disponibilidad tanto de servicio web como de mail.

Comparte!
Share

0 comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.